Jaleos extremeños

Jaleos extremeños

Los jaleos extremeños son uno de los palos más antiguos que se conocen y, en este artículo se desvelan algunas claves para conocerlos mejor.

 

Antecedentes

En algunos romances de ciegos del siglo XVII aparecen el nombre de los jaleos, que al principio fue una música para bailar simple y llanamente.

(Santa Teresa de Jesús que vivio en 1515 a 1582) en su viaje de Úbeda a Córdoba dice que : Aquel jaleo no la dejo dormir en toda la noche El jaleo se extendió por toda España, fueron tanto los vuelos que cogió este cante y este baile y tan famosos en toda España que incluso lo llevaron al extranjero y el dia 25 de septiembre de 1837, lo presentan en la Opera de París. Fue tal el follón que se armó con este motivo que el periodista de Le Figaró, Teófilo Gautier dice:

“Bailaron el paso más atrevido y descarado de cuantos se han visto en la Opera.Fue fenomenal, escandaloso, inimaginable, pero fue encantador. Imagínense contoneos de caderas, quiebros de cintura, brazos y piernas lanzados por los aires, lo mas provocativos

y voluptuosos  movimientos, de un ardoroso furor, una acometida diabólica, verdaderamente, una danza para levantar a un muerto.” Pronto este cante que acompañaba al baile del jaleo se aflamenca y el éxito que tuvo el baile, lo adquirió el cante. La prensa de la época se hace eco de actuaciones y de éxitos, José Navarrete periodista del Periódico Andalucía en su articulo “Sevilla y el mes de Abril” de Mayo de 1874 dice: “La fiesta no adquiere su verdadero colorido hasta que se escucha el Jaleo. NI la seguirilla de Cantoral y Curro Durse, ni las serranas de Silverio, ni las livianas y tonás de Milona ni la solea de Juraco, lograron entusiasmar como aquel cante, hecho ya para bailar” por lo tanto en ese año nos dan fe que los jaleos se codean con los cantes mas básicos del flamenco. El jaleo fue el baile, cante y música del siglo, y se extendió por todos sitios al igual que se extendieron otros muchos otros.


 

¿CÓMO LLEGARON A EXTREMADURA?

Nadie sabe ni cuándo ni cómo vinieron a Extremadura, pero nos figuramos que de la manera que circulaban las canciones y los bailes en la época, por medio de los teatros de los pueblos donde había ferias y asistían gentes de todos sitios. En estas ferias, los artistas y no artistas se escuchan unos a otros, se repiten las canciones una y mil veces, y las que están más en boga, perduran y se trasladan a otros sitios para ser allí también cantadas.. A esas Ferias concurren los gitanos extremeños y se empapan de esos sones, los copian y se los traen adaptándolos a sus fiestas y celebraciones. Algunas letras son un verdadero poema de sus actividades:

Esta noche me expósito Mañana por la mañana Me la llevo a D. Benito O de desamaor La palabra que me distes En el caño de la fuente Como iba corriendo el agua Se la llevó la corriente


 

Incluso el canto más bonito de las bodas gitanas que es el Yeli, que le cantan a la novia cuando la familia del novio comprueba que es virgen, se hace en Badajoz por jaleos. Estos cantes extremeños, el jaleo y el tango; es de familias gitanas. De esas familias gitanas de Badajoz hay tres o cuatro que son las que mas y mejor los cantan y donde ellos, con su forma peculiar de hablar y cantar, le dan esa impronta especial. Una vez aquí, adquieren esas formas características y maneras de cantar deducidas de nuestra forma indolente de ser, hablar y proceder, los conservan. Y de entre estas familias tenemos la del Tio Juan Toma casado con tia Ana, el baila sin ser profesional y ella tocaba la guitarra. En esa casa se cantaban en todas las celebraciones en los casorios y en los “pedimientos”. Era familia conocida y muy respetada.y los otros
gitanos copian sus cantes y a su vez los propagan.Tuvieron tres hijos y dos hijas: Manolo, José y Gonzalo. Manolo era de una voz potente y el que se los enseño a José que mas tarde sería El Porras, nuestro mejor cantaor. Otra familia gitana que tuvo en sus manos estos cantes, fue la del la Hipólita y sobre todo dos de sus hijos, El Romillero, ya fallecido, y Alejandro y una nieta, Remedios Amaya. Otra familia fue la de Alejando el que fuera limpiabotas del Bar La Marina padre de la Marelu, Alejandro sin ser profesional cantaba inmejorablemente, y así se los enseño a su hija. Una noche en la Peña Flamenca, estuvo Marelu una hora entera cantando por tangos sin repetir una letra. Otra familia flamenca es la del Musiquina padre de el Guadina, cantaor del bailaor Canales, al que se le rifan por su compás para el baile, y su hermano El Portugués.
No quisiera olvidarme de nadie porque son muchos los que los cantan y enclaustran nuestras cantes y los conservan en su estado `puro, Pero hoy la llave de estos sones la pureza y la autenticidad la tienen: La Kaita, Alejandro Vega y Domingo Rodríguez (El Madalena). Los otros jaleos de otros sitios como por ejemplo: de Jerez, de Triana, de Cadiz, se han perdido confundiéndose con la bulería, solo los extremeños perduran en su estado primitivo. Y es nuestra obligación la de conservarlos como son y donde están. Podemos decir con certeza que los jaleos extremeños son netamente gitanos, los copiaron los aprendieron, los trajeron, les dieron su impronta y aquí los conservaron de la misma forma que los cantaban desde antiguo.


 

Musicalmente tienen unas características que nos permiten diferenciarlos como jaleos. Su ritmo es mas vivo que la soleá, el cante por excelencia de muchas flamencólogos, pero más pausado y asincopado que la buleria; podemos decir que está entre los dos.

José Luis Villares Gil

Director del Taller Flamenco de la Universidad de Sevilla (Aula de la Experiencia)


 

[Playlist Jaleos not found]

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>