‘La Cavaera’ de Antonio Dovao muestra la riqueza y el origen de los toques de Huelva

‘La Cavaera’ de Antonio Dovao muestra la riqueza y el origen de los toques de Huelva

Muchos dicen que Alosno (Huelva) es la cuna del fandango y que para cantar un fandango hay que templar bien una guitarra y hasta ahí todos lo entendemos, pero si les dicen que hay que templar una cavaera ¿Qué será eso? Pues ni más ni menos que estaría hablando de templar una guitarra, o sea lo mismo. Por eso, el guitarrista cordobés afincado en Huelva, Antonio Dovao ha denominado a su nuevo trabajo ‘La Cavaera’, porque es un homenaje a los toques de toda la provincia de Huelva, no con una sino con 12 guitarras en total.

Un trabajo que más que un disco es una gran antología, porque incluye un amplio y somero estudio de las canciones y sones de Huelva, investigando por todos los rincones incluso buscando cosas que estaban a punto de desaparecer por el desuso. Es una buena recopilación para la que Dovao ha ‘echado el resto’, poniendo todo de su parte para que el disco incluya todo lo necesario para dar a conocer los orígenes del flamenco onubense, mucho más allá del fandango y por supuesto incluyendo las variedades de la provincia.

Dovao ha contado con los guitarristas aficionados y alumnos de la Peña Flamenca de Huelva, entidad que ha editado este trabajo y los ha reunido a todos tocando en armonía y convirtiendo este trabajo en un disco indispensable para cualquier guitarrista flamenco, no sólo de Huelva (que eso seguro), sino de cualquier otro lugar pero que quiera beber de los orígenes más puros y buscar la esencia. El maestro se ha metido tan de lleno en esta investigación exhaustiva

que ha confesado que no va a quedarse en este único trabajo “vendrán más, seguro, porque hay una riqueza cultural y de raíz que no podemos dejar que se pierda”. Precisamente, la riqueza del trabajo está en su pureza, en plasmar los toques como son y como eran, para que puedan seguir ahí enseñando algo en el futuro y como base de lo que se puede llegar a crear.

El propio guitarrista nos decía que ha sido difícil, “pero bonito”, porque ha tenido que contar con 12 guitarras, “es una coral, pero en guitarra”. Una comparación muy acertada, porque es igual que cuando escuchamos varias voces cantando pero aquí las voces son las cuerdas de la guitarra y el resultado es espectacular. Por supuesto, recomendable para todos los aficionados a la guitarra (al cante también ), pero como decíamos, indispensable para los que están estudiando.

Hay toques como la jotilla de Aroche, la Danza del Pandero de Encinasola, Seguidillas alosneras, Campiña y Sierra (fandangos), Tarantas de la Cuenca Minera, Bulerías a Manolo de Huelva, la Esquila de Riotinto y por supuesto, los fandangos de Alosno. Pero también El Toronjil de Encinasola, las Coplas a San Benito de El Cerro, las Seguidillas de la Cavaera… Pero, como colofón y como homenaje, el autor se ha permitido el lujo de realizar un réquiem a Paco de Lucía.

Un lujo de trabajo que hay que conservar y una gran idea la de la Peña Flamenca de Huelva de editarlo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>