Manolo Limón, ‘El Buche’, enciclopedia viva de la historia flamenca

Manolo Limón, ‘El Buche’, enciclopedia viva de la historia flamenca

Cuando un cantaor tiene clase y ha sido capaz de estar junto a los mejores por diferentes países del mundo, puede llegar y llega a ser mayor con la tranquilidad del trabajo bien hecho. Ese es el caso de Manuel Limón de la Rosa, más conocido como Manolo Limón ‘El Buche’. Es una de las leyendas vivas del flamenco y que todavía sigue cantando pero ya poco, cumplidos los 84. Los 80, por cierto, los cumplió sobre un escenario y cantando.

Pequeño de talla, pero con un torrente y una potencia inagotable en la voz y un prodigio de garganta, Manolo Limón es un encanto de persona que ama profundamente el cante flamenco. Es una auténtica enciclopedia viva del cante flamenco y de su historia. Ha cantado en todo el mundo, empezó muy pequeño y falsificando la edad, haciendo giras con la Piqué, en el espectáculo de doña Concha. Ha cantado con todos, desde Manolo Caracol a la niña de los Peines. Cuenta que él conoció con 14 años a Antonio Rengel, cuando le llevó Paco Isidro a Sevilla. Él sabía que iba a conocerle pero además se encontró con que le estaban esperando Rengel, Tomás Pavón, la Niña de los Peines y el Niño Ricardo. Después de insistir mucho y de dar muchas vueltas por los escenarios por cuatro perras,

llegó el momento de ir a Madrid. Al paso de los años logró salir de la capital, de gira “con la Piqué”. Con 17 años partió nada más y nada menos que a los Estados Unidos. De ahí fue a Cuba, pasó a Buenos Aires y conoció a Juan Ramón Jiménez.

Allí tuvo una curiosa anécdota, le pidió permiso para hacerle un fandango e incluso se lo cantó:

“Viva Moguer, porque tiene, en su historia dos luceros: uno se llama Platero y otro Juan Ramón Jiménez, orgullo del mundo entero”. IMG_2008(Hace tan sólo unos días que me canturreó bajito este fandango y es todo un honor y un privilegio escucharle)

Una vida que fue después continuando entre los viajes y su pasión por cantar flamenco. Ha viajado prácticamente por todo el mundo, ha vivido un tiempo en Japón

y cuenta orgulloso también que ha conocido a los grandes cantaores del siglo pasado en persona. También confiesa un dato curioso, “el cantaor flamenco que más dinero ha ganado ha sido Pepe Marchena y Chacón ha sido el cantaor más grande del mundo”.

A pesar de viajar tanto y de estar fuera siempre, no podía pasar mucho sin pasar una temporada en su tierra, él mismo confíesa siempre que tenía que volver “o perdía el quejío” y no sabía si luego lo iba a recuperar o no, así que se venía, por si acaso.

Manolo continúa escuchando y viviendo como nadie cada acto que puede, aunque ya no le apetece salir tanto como antes y su mujer se queja de que ya no quiere andar tanto. Pero, la vida le ha cansado y, a pesar de que él mismo reconoce que se supo “retirar decentemente a tiempo”, el gusanillo no deja de picarle y sigue enamorado del flamenco como el primer día, desde chiquitito. Es un placer hablar con él y para todos los que le conocemos en persona, un lujo poder contar con todo su saber, porque la memoria ya le falla un poco pero sigue siendo uno de los más grandes en conocimiento de la historia del flamenco.

2 comentarios

  1. este articulo es precioso pero merece la pena completarlo definitivamente primero con su fecha de nacimiento segundo que manolo fue conserje en una consulta medica de sevilla en sus ultimos años lo cual le valió para retirarse con un buen sueldo,en fin yo le sacaria muchas mas cosas antes de que sea tarde. un saludo

    Reply
    • Hola tocayo, estoy de acuerdo contigo, el artículo es precioso y está muy bien documentado, excepto en la edad que te aclaro enseguida, por desgracia no ha llegado a cumplir los 84, mi tío nació en Huelva el 8 de Julio de 1932 y nos dejó con 82 años este último 24 de Octubre de 2014. Pero aunque ya no esté con nosotros nunca es tarde para hablar de un artista de su talla y ensalzar su figura. Quiero aclararte también y para todos aquellos que estén interesados, que no fué conserje de una consulta médica en Sevilla, sino ayudante de quirófano del prestigioso otorrinolaringólogo, cirujano y coronel del Ejército del Aire Don Antonio Muñoz Cariñanos, a quién le unía una gran amistad ya que ambos eran unas eminencias en sus respectivas profesiones, que tampoco desempeñó esta función en sus últimos años, y que no fue esto lo que le aseguró un retiro digno en su oficio, sino el producto de toda una vida dedicada a mostrarle a medio mundo cómo hay que cantar flamenco en su estado más puro y a interpretar un fandango, entre otros palos, con valentía, fuerza y maestría. Muchas gracias por tu admiración y tu interés en la figura de mi tío.

      Reply

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>