Paco Toronjo, la leyenda

Paco Toronjo, la leyenda

]Paco Toronjo fue uno de los grandes cantaores, sobre todo de fandangos de la provincia de Huelva.

Nacido en el pueblo de Alosno en 1928, allí estuvo hasta los 30 años, cantaba en el campo y perdiéndose por la sierra. Después de pasear el nombre y el cante de Huelva por el mundo, murió en 1998 como el más grande, el cantaor de fandangos, el ejemplo para todos. 

Su verdadero nombre era Francisco Gómez Arreciado pero muy pronto pasó a ser Paco Toronjo. Su peculiar sello en el cante y también su fuerte personalidad, además de un carácter bondadoso, le llevaron a conseguir estar entre los mejores y a llevar los cantes de su tierra por todas partes. 

Curiosamente, su primera etapa fue, junto a su prematuramente desaparecido hermano Pepe, la de las sevillanas. Ellos fueron los originales creadores de las sevillanas bíblicas, un género muy poco tratado en este palo. Incluso llegaron a grabar discos en su época. A la muerte de su hermano, Paco comenzó a darle un toque personal a los fandangos, que hasta entonces eran menos de espectáculos y más de calles y bares. Pero él le supo dar al aire de su tierra un nota peculiar y llevarlo a lo más alto, se puede decir que quizá fue él quien introdujo el fandango en los grandes circuitos, incluso grabando discos y haciendo películas. Una de sus más interesantes colaboraciones fue con Carlos Saura en ‘Sevillanas’. 

Toronjo tenía muchas cosas buenas pero una de ellas era su gran creatividad para las letras. en un momento se inventaba un fandango de lo que fuera, cualquier cosa que le pasaba,  o de la que se enteraba, le valía para cantarlo por fandangos, pero elevado a la categoría de sublime. Era capaz de pasarse horas cantando sin repetir letras. [/one_half]

Cualquiera de los que tuvimos la oportunidad de estar cerca de él sabíamos que era el mejor, el auténtico y original, no le dolían prendas para ponerse a cantar y reconocía que no podía vivir sin el cante.   Muy curioso que sin estudios, sus letras eran sublimes. 

Una de ellas: 

Tanto me das que sufrir

Que tu amor será mi muerte

aunque por tí he de morir

no puedo pasar sin verte

dime tú si esto es vivir

Toronjo-1

En su última etapa tenía una voz ronca, fuerte y quebrada por las calamidades del tiempo y del aguardiente de su tierra; unido a su fuerza, el coraje que le ponía a todo y sus gestos hacían que cualquier momento suyo cantando fuera un espectáculo digno de escuchar y ver, era la pura esencia, el cante en sí, una auténtica transformación de hombre a cantaor. Muchos lugares de Huelva fueron escenario de sus cantes, a él le valía lo mismo un teatro lleno que un rinconcito de un bar y cualquier excusa le servía para echar un rato. Como persona era excepcional, con un carácter muy fuerte pero muy entrañable y fue un gran profeta en su tierra, donde se le venera. Murió en 1998 y fue enterrado con todos los honores en su tierra natal, en su pueblo, por su propio deseo. Desde entonces todavía se le venera más por haber sido el más grande, el único y original Paco, el fandango.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>