Pastora Galván: “Estoy viviendo un gran momento y me entrego en el alma en cada espectáculo”

Pastora Galván: “Estoy viviendo un gran momento y me entrego en el alma en cada espectáculo”

Pastora Galván 6Pastora Galván es un puro torbellino, pura raza y puro genio, todo arte sobre el escenario, con sus seguidores y sus detractores, pero todos saben que es poseedora de un gran arte y una gran sabiduría. Ya luego, te gusta más o menos su estilo, pero es auténtica, genuina y no se parece a nadie y a la vez a todas.
El baile de Pastora es rancio, tradicional y puro,pero a la vez tiene una mezcla de modernidad, aire propio, manera única de moverse y muchas cosas más que lo hacen muy especial.
Pastora está triunfando, ahora vive un momento mágico, con la agenda repleta de actuaciones, sin un hueco y con muchas galas y mucho reconocimiento de público. Todo esto hace que se sienta en un momento mágico, “lo vivo encantada, no me puedo quejar, todo lo contrario, estoy viviendo como siempre he querido, bailando y bailando sin parar, rodeada de mi gente, de mi familia, no puedo pedir más”. Además reconoce que ha vuelto tras un patón que le daba mucho miedo, “paré cuando tuve a mi niña y no sabía como iba a responder la gente, pero ha sido alucinante”.
Pastora es muy menudita, tiene un cuerpo pequeño pero cuando se sube al escenario es como si creciera, se hace grande y se funde con el cante y la guitarra, haciendo que un trío se convierta en uno solo, una sola función, no cada uno por su lado y eso no es fácil. La bailaora sevillana reconoce que para ella es muy importante dejar paso a sus compañeros, “me gusta dejarles su espacio, cada uno hace lo suyo y luego nos unimos”. Es fácil para ella porque tiene una parte de atrás espectacular con Cristian Guerrero al cante ( que como es su pareja, se convierte en cómplice genial) y con su gran amigo Pedro Sánchez (que es hijo de Naranjito de Triana). Los tres se compenetran a la perfección y se lucen como artistas grandes, cada uno en lo suyo.
Ver bailar a Pastora es todo un espectáculo y hay quien dice de ella muchas cosas, todas pueden tener razón pero a la Galván le valen cosas muy sencillas, “me quedo con una cola de tres horas en la Bienal para saludarme y hacerse una foto conmigo, o me quedo con gente de todo el mundo bailando mi flash mob y me quedo con el cariño de la gente, eso es lo que me mueve”. Ella puede decir que ha tenido el honor de ser la profesora virtual de miles de personas que han seguido su coreografía e indicaciones y han hecho bailes por todo el mundo, desde Rusia a Argentina. “Eso ha sido muy fuerte, no me lo esperaba así, a medida que llegaban los vídeos no podía creerlo”.
La Galván tiene el baile aprendido desde cPastora GalvánPastora Galván 2hica, casi como quien no quiere la cosa, en su propia casa, su hermano Israel es uno de los puntales ahora mismo también y hay quien les llama ‘los galvanes’ por su estilo de baile tan peculiar. En los últimos meses se les está llamando también ‘Los Galvánicos’ porque se les considera en otra estratosfera. Cuando se lo comentamos a Pastora se ríe, “no lo había oído antes”, dice, ” pero me parece bien, porque es como si nos consideraran bien y eso me gusta, ay que gracia, pues sí que es curioso, me gusta”.
Ella es un aire fresco de Sevilla, un aroma de azahar, fuerte y que deja huella pero no rotundo ni mucho menos molesto, es toda un tormento, también le dicen la Lola Flores, cosa que a ella le hace gracia también, pero esta sí que sabe bailar, con toda la sabiduría antigua, como lo hacían en las calles de Triana antiguamente, parece que te transporta a otros tiempos. Ahora, con todo tan monótono, se agradece su personalidad única, allá cada uno si le gusta o no, pero hay que reconocerle todo el arte.
Galván de apellido y de raza, origen de una estirpe bailaora y artista, tiene unos pies prodigiosos y se entrega en cuerpo y alma, “como el público me está dando tanto, necesito entregarme a tope, no me guardo nada, para que llegue todo y me quedo sin nada dentro, lo saco todo en cada sitio que voy”. Tuvimos oportunidad de charlar con ella en Huelva, en la Peña flamenca, en el I Ciclo de baile organizado por la escuela de arte flamenco ‘Los Cabales’, que consiguió llenar la Peña Flamenca de Huelva un domingo por la tarde de aficionados y seguidores y, por eso, se entregó. Bailó Pastora unos fandangos en homenaje a esta tierra, “le dije a los demás que venir a Huelva hay que homenajearles con un fandango así que he bailado uno natural y otro de Huelva”. La gente se la quería comer de puro arte derramado. Un detalle que no pasó desapercibido, porque esas son las cosas que el público agradece. Ella, pequeñita como hemos dicho, es grande en el escenario y, tal como va, seguirá así por mucho tiempo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>