Un grande que divulga su conocimiento, Antonio ‘El Jaraqueño’

Un grande que  divulga su conocimiento, Antonio ‘El Jaraqueño’

Antonio Rodríguez, más conocido por todos en el mundo flamenco como Antonio ‘El Jaraqueño’, comenzó a cantar ‘de chico’ como se dice por su tierra y aún no ha parado. Antonio tiene la solera de los que han conocido a los mejores, de quien ha cantado porque ha bebido de fuentes auténticas y se ha dedicado además a investigar y a estudiar a los grandes, a los chicos y a todo lo que ha cantado antes que él, a sus contemporáneos y a lo que sale nuevo. El Jaraqueño comenzó muy joven, con 10 añitos ya ganaba concursos y pasó de Aljaraque (su localidad natal y de donde la viene su nombre), a ‘empaparse’ en la Peña Flamenca de Huelva. Allí fue donde escuchó a Paco Toronjo infinidad de veces, entre otros. Aprendió de todos los que cantaban allí en los inicios de la peña, no se perdía una actuación o un viernes flamenco que es lo que había antes.

Fue creciendo en edad y como artista y no dejó de aprender y de estudiar. Era amigo de Enrique Morente y de su ‘maestro’ guarda recuerdos y anécdotas memorables.

Hablar con Antonio es hacerlo con una enciclopedia, escucharlo cantar era y es una delicia, de chico y de grande y, por cosas de la vida y circunstancias varias, se quedó en su tierra y empezó a escribir temas para otros, como Argentina, Arcángel, la Tobala, Manguara y muchos más. Ha compuesto temas, rumbas, sevillanas, soleares, de todo.

Pero, para algunos, la ‘horma’ de sus zapatos son los fandangos, de los que conoce tantos estilos que ni se pueden contar.Y, como grande que es, desde hace unos años se dedica a dar clases y, a pesar de que lleva poco tiempo, ya está considerado como uno de los mejores profesores. Además, la prueba la tiene en los innumerables premios que han conseguido sus alumnos, de los que ya hemos perdido la cuenta.

Amtonio se reconoce exigente y “no engaño a nadie, hay quien vale para cantar en reuniones o en un bar y con los amigos y hay quien puede llegar más lejos, pero no son todos iguales”. Esa es su máxima y la lleva a rajatabla. Se puede, según él, aprender a cantar, pero después entra en el artista su don innato y la capacidad de aprender y de estudiar, “todo influye y todo vale, hay que ser constante y ensayar una y mil veces”, añade.

También se dedica a transmitir su conocimiento a través de un programa de radio ‘Jondo y fresco’, en el que desgrana cada semana cantes de ahora y de antes y figuras nuevas y viejas. No en vano, tiene en su poder una colección de discos de vinilo y hasta de pizarra que ya quisiera más de un coleccionista famoso. Y todo para estudiar, para difundir, para conocer, porque al ‘Jaraqueño’ le picó el flamenco muy pronto y todavía lo tiene dentro, para siempre.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>